Lo que necesitas saber sobre el lenguaje de programación

Foto de referencia
Elisa foto

Elisa

Agosto 7, 2023 · 5 minutos de lectura

Hacer aplicaciones y páginas web siempre se ha considerado muy complicado. No te vamos a engañar, lo es, pero también es cierto que puedes dominar las técnicas necesarias para conseguirlo. En este artículo, queremos mostrarte lo que hacen los especialistas cuando presumen de saber «hablar con el ordenador». Descubre qué es un lenguaje de programación.

¿Qué es un lenguaje de programación?

Podríamos definirlo de muchas maneras, pero lo vamos a hacer de una sola porque el tema es ya de por sí difícil. Qué va, ¡es broma!, se trata de un código que permite dar instrucciones claras a un ordenador o dispositivo similar. Mediante secuencias sintácticas formadas por letras y números, le explicamos qué debe hacer y de qué modo.

Estos códigos están compuestos de algoritmos que son fácilmente comprensibles por el dispositivo (pero no por ti, ya te lo adelantamos). Cuentan con términos que se pueden interpretar de una forma coherente, siempre de acuerdo con unos objetivos y evitando ciertas acciones que pueda desempeñar el equipo.

¿Cuántos existen?

Hemos hecho un recuento uno por uno, tomándonos tiempo y con toda la paciencia del mundo, hasta cuantificar todos los lenguajes que hay en el planeta. Obviamente, no tienes que creerte eso, no creo que nadie lo haya hecho (o sí). Pero, al menos, te podemos adelantar que existen unos 700.

¿Cuántos esperabas? Muchas personas consideran que, en realidad, todos se agrupan en familias y que los contemporáneos son, en su mayor parte, evoluciones de HTML. Pues te sorprenderá saber que uno tan común y célebre como este lleva sin actualizarse desde el año de la pera, para ser más precisos.

¿Cuáles son los más difíciles?

Cuando hablamos de su dificultad, hacemos referencia a numerosos conceptos. Por ejemplo, lo extenso que resulte su vocabulario, la interacción que genera con el dispositivo o la posibilidad de detectar errores de sintaxis en tiempo real. Hacer un listado por complejidad es algo arduo (podríamos meterlos todos), pero nos gustan los retos:

  • Lenguaje C: Uno de los medios con los que se hicieron aplicaciones tan conocidas como Gmail es también una pesadilla para los programadores. Asimismo, es empleado para juegos porque un ordenador lo puede leer en muy poco tiempo. Sin embargo, su sintaxis es muy distante debido, sobre todo, a sus referencias y punteros.
  • Brainfuck: De primeras, solo el nombre nos hace pensar en que no es precisamente tipo Teo va a programación. Prescinde de las estructuras, códigos y expresiones a las que recurren otros lenguajes, lo que lo hace más inabarcable. Pero lo mejor de todo es que fue creado para resultar sencillo y minimalista (nice try, man).
  • Prolog: Quizá nunca hayas escuchado hablar de este, pero conviene que lo hagas (aunque sea para llevarte un susto). ¿Sabías que es el que guarda una mayor relación con la inteligencia artificial? No obstante, no te esperes generación automática, tendrás que introducir las líneas, que de por sí son muy extensas, por tu propia cuenta.

Conoce los tipos de lenguajes de programación

Generalmente, todos los lenguajes están clasificados según su nivel de dificultad. Si lo piensas, parece que los programadores fueran conscientes de lo complejo que resulta su trabajo y quisieran presumir de ello todo el tiempo. Bueno, que nos perdemos, hay cuatro niveles esenciales:

  • Lenguaje máquina: Funciona mediante código binario y, una sorpresa, es el único que un dispositivo puede entender. ¿Qué sucede con los demás? Simplemente, que deben pasarse a este después.
  • Lenguaje ensamblador: Es la pieza que nos faltaría cuando usamos, por ejemplo, C++, pero ni siquiera el ordenador lo entiende.
  • Lenguaje de medio nivel: Depende de ensambladores, pero puede ejercer funciones ligeramente complicadas por su propia cuenta.
  • Lenguaje de alto nivel: Está completamente desvinculado del código binario y está adaptado a las expresiones que empleamos los humanos.

Un repaso por los más empleados en la era digital

Obviamente, no podríamos terminar sin ver cuáles son los más utilizados en el mundo durante estos tiempos. ¿Cuáles supondrán un reto laboral en tu carrera y tendrás que estudiar para ganar reputación como profesional? Hemos seleccionado unos cuantos y no podemos hacer más que compartirlos contigo:

  • SQL: Es un lenguaje fácilmente integrable con otros, así que olvídate de tener que reescribir o buscar compatibilidades. Está pensado para el trabajo con bases de datos, lo que facilita el empleo de códigos y estructuras jerarquizadas.
  • Ruby: Su popularidad reside en que es uno de los más intuitivos que hay en la actualidad. Consta de unidades —denominadas objetos— que ejecutan tareas para hacer aplicaciones y agilizar su carga.
  • JavaScript: ¿No te suena a nada? Pues sí, es una variante de Java, otro de los más usados y al que queríamos hacer una pequeña alusión. Este está más enfocado hacia el desarrollo web y la gestión de bases de datos.
  • Python: ¿Cómo no íbamos a hablar de Python si sabes que nos encanta? Fue diseñado para ser multipropósito, y lo ha conseguido. Es ideal tanto para la creación de juegos como de páginas.

¿Cómo y dónde estudiar programación?

La realidad es que la mayoría de programadores empiezan con el Grado en Informática y luego se especializan con un máster en esta disciplina. Sin embargo, los posgrados están decayendo en popularidad debido a la incorporación de nuevas propuestas, como son los bootcamps. En tres puntos, te explicamos qué son los siguientes:

  • Aprendes desde cero y acabas especializándote.
  • Forman de manera intensiva para que termines en pocas semanas.
  • Tienen tasas elevadísimas de empleabilidad.

Por otro lado, también han surgido dos revoluciones, la low-code y la no-code. ¿Recuerdas cuando en clase decían que no había que ir a la ley del mínimo esfuerzo? Pues parece que quienes crearon las anteriores no lo entendieron. Estas dos propuestas las puedes adquirir con la formación que te proponemos, y cada vez serán más buscadas.

Un lenguaje de programación, lo has podido ver, no es tan imposible como lo pintan. De hecho, puede ser más accesible para ti si dispones de una formación de calidad como nuestros bootcamps en desarrollo web. Queremos que tengas todas las herramientas en tu poder, así que empecemos juntos el camino. ¡Vamos allá!

También te puede interesar

Estudia ahora, paga después

Con nuestro modelo de Acuerdo de Ingresos Compartidos (ISA), puedes estudiar sin costes y pagar solo cuando obtienes trabajo. Descubre los cursos, que te lo pagamos: